5 ideas fáciles y de alto impacto para la decoración cuando estás rentando un departamento

¿Estás rentando un departamento? Bienvenido al club. Pero en este club nos encanta arreglar nuestros espacios, incluso si son temporales e independientemente si somos hombres o mujeres.

La idea que quiero transmitirte es que no hay una excusa en cuanto al tipo de departamento en que estemos.

En este mundo del alquiler se tiene la idea, de mi parte considerada errónea, de que “debes” vivir bajo las condiciones en las que se encuentre el departamento.

Si bien, al principio hay que hacer ciertos acuerdos con el arrendatario, vale la pena que evalúes hasta dónde piensas llegar en los arreglos internos del inmueble y valorarlos en general ya que a fin de cuentas quien vivirá en ese espacio durante el tiempo de renta serás tu.

En lo personal he rentando en 3 lugares diferentes y hasta la fecha ha sido relativamente sencillo llegar a ciertos acuerdos con mi arrendador como por ejemplo el uso de colores, cuadros y mobiliario.

Por otro lado, he aprendido que si bien estaré en ese lugar por un tiempo hay cosas que bien se pueden mover conmigo y continuar siendo de mi “propiedad”.

Estos cinco pequeños cambios son fáciles y baratos, pero hacen una gran diferencia cuando se trata de la felicidad cotidiana en el hogar. Prueba uno o todos ya mismo.

1) La Ducha

Además de revisar la decoración del baño, una de las piezas importantes es justamente el cabezal de la ducha. Es patético bañarse con un chorrito de agua o que salgan los picos a diestra y siniestra.

Para ayudarse en este caso, solo es necesario ir a la ferretería de tu preferencia y comprar un modelo tradicional montado, ajustable, de bajo flujo o incluso uno de cabezal de mano flexible. También compra un cincho para instalar.

Una vez que te cambies de departamento, sencillamente la desmontas y te la llevas.

2) Wallpaper o papel tapiz temporal

El color y el patrón de papel tapiz te ayuda a preservar el color que ha dejado el arrendatario y cuando te vayas sencillamente lo retiras y entregaras un departamento sin manchas.

Lo genial de esto es que probablemente no necesitarás empapelar todo el departamento, solo será en esos puntos focales en donde quieres poner tu propio estilo.

Esta simple idea me ha dado enormes resultados porque logro preservar el espacio totalmente a mi antojo. Aquí el secreto es contar con un buen papel tapiz que sea fácil de retirar y que no maltrate las superficies.

3) Candelabros y luces indirectas

A veces los departamentos no cuentan con una buena iluminación o ésta no te agrada. Entonces puedes recurrir a un lindo candelabro y lámparas de piso o mesa que te ofrezcan luz indirecta.

En esta idea ya dependerá de ti si haces tu mismo tus propias lámparas (existen innumerables tutoriales en la red para ello) o si prefieres comprarlas en tu tienda favorita.

Obviamente, todos estos artefactos podrás llevártelos sin mayor problema cuando entregues tu departamento.

4) Mandos del gabinete de la cocina

A veces un cambio sencillo puede ser un cambio drástico al cambiar el aspecto de tu cocina en sólo una tarde.

Solo recuerda que al cambiar las manijas de los gabinetes debes guardarlas para que puedas reemplazarlas cuando sea el momento de salir.

5) Sofá cama

A veces los espacios de un departamento no son suficientes. En una ocasión renté un estudio y para facilitarme las cosas busqué por Internet “Sofá cama precios” por lo que durante el día me servía de sofá y por la noche como cama. Por supuesto, lo elegí totalmente a mi gusto y hasta la fecha luce genial.

Ahora en mi nuevo espacio, ha sido de utilidad cuando llegan visitas y por supuesto, viaja conmigo en los cambios.