5 Pasos para tener pisos de madera exteriores más seguros y fuertes

Los pisos de madera parecen relativamente simples de colocar.

Cuando se colocan pisos en el exterior, las personas suelen no considerar el colocar soportes o estructuras que requieren resistir cargas específicas.

Al igual que en una casa, este tipo de pisos deben estar diseñados para soportar el peso de personas y objetos colocados sobre ellas, así como las fuerzas naturales que afectarán la estructura de los pisos.

Hay cinco pasos básicos que cada propietario debe seguir cuando se trata de asegurarse de que al colocar pisos de madera en el exterior éstos sean seguros y que soportarán adecuadamente a su familia y amigos además de resistir la intemperie.

Paso No. 1: Verificar la solidez de la estructura

El primer paso para hacer es verificar que la estructura es segura. Factores como una construcción inadecuada, la exposición a los elementos y la falta de mantenimiento pueden hacer que el piso sea peligroso.

Es importante buscar los signos de advertencia, incluyendo la putrefacción, la corrosión y las conexiones sueltas.

Si no estás seguro acerca de la seguridad de la estructura y el piso consulta a un profesional, como un ingeniero estructural o contratista.

Paso No. 2: Verificar el peso

Para la mayoría de los propietarios, este será un lugar de reunión popular para los amigos y la familia.

Al igual que una casa, una cubierta con piso de madera debe estar diseñada para soportar el peso de las personas y objetos colocados sobre ella, así como las fuerzas de la Madre Naturaleza, como el viento, la nieve y los terremotos.

Saber cómo el peso y otras fuerzas pueden afectar la seguridad de su cubierta es importante. Hay 3 tipos de fuerzas que ejercen presión sobre el piso, causando tensión a las conexiones críticas que lo mantienen unido:

  • La gravedad: La presión descendente típicamente causada por personas de pie en la cubierta, nieve y/o hielo.
  • Lateralidad: Un movimiento de ida y vuelta (horizontal) causado por personas que caminan sobre la cubierta y/o cuando se apoyan en una barandilla. El viento y los terremotos también pueden crear movimientos laterales. Esto es importante en lugares como nuestra ciudad. Por ello si colocas pisos de madera DF este es un punto importante a tener en cuenta.
  • Levantamiento: El viento fluye bajo la cubierta creando un efecto de elevación. Las personas que están de pie en el saliente de la cubierta también crean presión hacia arriba en la conexión que une la cubierta a la estructura de apoyo adyacente, que es típicamente la casa.

Paso No. 3: Crear una ruta

Un camino de carga continua es un método de construcción que utiliza conectores metálicos para crear una serie de conexiones sólidas dentro de la estructura de la cubierta. Esta trayectoria transfiere la carga o el peso de la cubierta a través de su marco y en el suelo, donde la estructura de soporte adyacente generalmente se conecta a la casa.

Si el piso se construye con una trayectoria de carga continua, estará mejor equipada para resistir las fuerzas que pueden debilitar la cubierta.

Paso No. 4: Combatir la corrosión

Las cubiertas y material metálico que las mantiene conectadas están expuestos a los elementos todos los días. Con el tiempo, los conectores metálicos, tornillos y clavos pueden corroer y debilitar la estructura de la cubierta, especialmente si los productos adecuados no se utilizan correctamente.

Si vives en un área propensa a la humedad, el riesgo de corrosión es mucho mayor. Los productos químicos en las maderas tratadas a presión y otros elementos corrosivos también pueden dañar la cubierta.

El uso de conectores, tornillos y clavos hechos de acero inoxidable es la mejor manera de combatir la corrosión. Al elegir los conectores, habrá que tener en cuenta dónde se vive, así como el clima y el medio ambiente.

Paso No. 5: Mantener una cubierta segura

Al igual que otras partes del hogar, el mantenimiento se debe hacer de forma regular donde las inspecciones son necesarias para mantenerlas seguras.

Para ayudar a prolongar su vida, revisa regularmente cosas como tablas sueltas o clavos sobresalientes.

También debes mantener el piso limpio de escombros y dependiendo del tipo de madera utilizada mantenerlas selladas para protegerlas contra el agua y el sol.