De Alemania a Noruega

Hace una semana tuve que ir de negocios a Oslo  Noruega  donde nuestro objetivo era entablar negociaciones para poder montar nuestras plataformas petroleras en su parte del mar del norte , algo excelente ya que este país escandinavo es uno que posee mucho del oro negro mismo que nos daría , de tomar esta oportunidad , unos horizontes muy amplios para obtener el tipo de crecimiento mundial que estamos buscando. Esta no fue la primera vez que había estado en Noruega ya que había estado dos veces en aquel países con motivos meramente recreativos y me parece un país maravilloso.

Sin embargo , el llegar a Noruega no es exactamente una caminata en el parque ya que se encuentra hasta el norte del mundo y se deben de tomar como mínimo dos vuelos para arribar : uno tras atlántico y otro simplemente internacional que puede ser largo , corto o mediano dependiendo a que país se llegue en el primer vuelo. Por lo general cuando voy trato de volar a alguna ciudad alemana como Hamburgo para de ahí volar a Oslo. Naturalmente esto depende mucho de las circunstancias en las que uno vaya , ya que si uno va en un viaje de negocios entonces el objeto es llegar lo mas pronto posible. Inclusive , en este caso , existe un vuelo me parece que a Copenhague.

Si el caso no es este y el viaje es meramente por placer entonces mi recomendación seria enteramente distinta , aunque incluye el no llegar directamente a Noruega sino que también insisto en esta instancia en llegar a las provincias del norte de Alemania donde existen aun lugares que no han sido arrasados por la obsesiva modernización globalista de Ángela Merkel cuya visión ha destruido la gran parte de lo que antes era una hermosa verdadera Alemania.

Sin embargo , como ya lo he dicho siguen habiendo aun grandes paisajes de la vieja Alemania donde la historia revive en aire contagiando todo aquello que se le aproxima a sus profundos bosques. Aquí por lo general , la atracción son los castillos – ojo no los palacios ya que para palacios nadie se le compara a Francia – unos castillos que verdaderamente parecen salir de un cuento de hadas , de hecho fue uno de estos castillos los que inspiro a Walt Disney a hacer su logo inmortal que hoy todos conocemos.

Así pues se puede viajar por el norte de Alemania para después cruzar – conduciendo o en tren –  por todo Hamburgo y el viejo Canal de Kiel para entrar por tierra a un pasaje donde el mar del norte se encuentra por derecha e izquierda hasta llegar a las faldas de Dinamarca y subir hasta la hermosa capital que se encuentra en un gran puerto llamado Copenhague que también parece ser sacado de un cuento. De ahí se toma un tren hasta Noruega donde se cruzara por lugares de sueño como montañas nevadas ; mar de color negro tinta y pastos verde esmeralda.

Este es un viaje que realmente recomiendo.